Tarde de sentimientos

Escribir, cuando todo va mal solo te queda escribir. A lo mejor escribimos lo que tenemos miedo a decir en voz alta o lo que no nos atrevemos a decir. Tantas palabras pasan por mi mente y tan pocas salen por mi boca. A lo mejor cobarde es la palabra, cobarde por no decir lo que realmente pienso, por no defender mis ideas, por miedo a que puedan sentar mal, o simplemente a quedar mal. Miedo a hacer el ridículo, miedo a que te descubran. Que realmente sepan que esa sonrisa es falsa y que realmente por dentro estas destrozada. Que no puedes más y que si pudieras ahora mismo estarías llorando. Impotencia. Rabia, mucha rabia. Ganas de darle una patada a la pared o romper un armario con un puñetazo. Rabia y más rabia es lo que siento. Rabia es lo que hace que un 80% de las palabras de mi mente sean insultos. Y no insultos hacia otras personas, sino insultos dirigidos a mi misma por ser tan cobarde, por cagarla tantas veces. Escribir, escribir es lo único que me queda cuando mi corazón llora y mi cara sonríe. Cuando un día te levantas y no es tu día. Escuchas música para intentar animarte por que la música es una buena forma de evasión. Porque quieres desaparecer de ese sitio en ese momento. Quieres encerarte en tu habitación y dejar de pensar. Quieres soledad. Llorar. Dejar de sentir miedo. Rabia. Impotencia. Ser feliz. Quieres ser feliz. Ser tu misma y no pensar en que te pueden descubrir en cualquier momento. La verdad, me gustaría marcharme de aquí, empezar de nuevo y no volver a cometer los mismos errores, ser de otra manera. Que me conozcan como soy. Sin miedo. Ser valiente. Quiero ser valiente y un día levantarme y decirle a las personas que mas quiero como soy. Que ellos me acepten y así poder decir todos esos comentarios que en mi cabeza están restringidos para muchas personas y que solo unas pocas escuchan o leen a través de internet. Internet. Aquí soy valiente, aquí soy yo misma. Internet me hace fuerte. Pero luego cierro el ordenador y vuelvo a la vida real. Rabia. Impotencia. Tristeza. Vuelvo a ser cobarde.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s